Centro cultural Botín en Santander, tan espectacular como difícil de fotografiar. Situado en un enclave de verdadero privilegio, volando parte de la estructura sobre el mar, y en el paseo del Sardinero.

Difícil de fotografiar por dos motivos, los jardines, que hay alrededor, tienen árboles y limitan mucho los encuadres sin ramas y difícil de fotografiar porque la zona suele estar llena de gente que pasea por la zona o que visita el edificio. 

Para poder “eliminar” a la gente, use una velocidad lo más baja posible ayudado de un filtro de seis pasos para minimizar la aparición de viandantes.