Literalmente un mar de niebla. Escenas inverosimiles en el cabo de Peñas. El cabo de Peñas y el islote del Sabín, engullidos por la niebla.