Bandujo siempre es una visita agradecida. Además de las buenas vistas y la tranquilidad del lugar, se une la fotogenia que tiene. Con las primeras luces, con las últimas o al crepúsculo siempre te recompensa la visita.