Un amanecer en el Cabo Blanco. Uno de esos amaneceres que no sabes si quedarte a ver si hay un milagro o irte a desayunar directamente. Un cielo plomizo encapotado y una luz gris, que no daban ganas ni de sacar la cámara de la mochila. y en los últimos 10 minutos, todo giró 180 grados, los misterios de la fotografía de paisaje en Asturias. Un sitio bonito al que hacerle alguna visita más.