El macizo del Cornión recibe los últimos tenues rayos de sol de una tarde de invierno, mientras el valle de Argolibio ya se sume en una noche de frio y hielo.