La cascada del río Suarón, en el mazo de Meredo. La falta de cromatismo en un día nublado, hizo que decidiera tirar por un blanco y negro.