Los cruceiros se situaban antaño en los cruces de caminos o cerca de las ermitas para proteger a los viajeros, en este caso en un cruce de calles en Castrillo de los Polvazares, Astorga.