El caminante sobre el mar de nubes, salvando las distancias claro, 🙂
Otra visita a los Albos, esta vez abreviando la ruta y haciéndola más corta, una pena, pero la lluvia y el granizo apremiaban a volver. Siempre es un gustazo subir a los Albos y observar el valle de Somiedo.