Tras dos visitas sin éxito al Castro de Andrín, la tarde prometía, con nubes y color en el cielo, aunque la marea hizo lo que pudo por echarme de allí antes de la puesta del sol. Sigo en mis trece y no me compraré unas botas de pescador para hacer marinas. Son el primer paso hacia la segunda cámara muerta por inmersión.