El valle de Somiedo bajo la niebla desde el alto de la Farrapona. Una hora en el coche con una niebla espesa, pero al final hubo diez minutos que valieron la espera.