Una visita a los molinos de Corroriu, que ya hacía mucho que no me acercaba. Están preciosos con la crecida del río, además de muy cuidada toda la zona, la última vez que estuve estaba bastante descuidado, sin embargo ahora, han limpiado y desbrozado toda la zona, acondicionado algo el puente, arreglado las presas, y están preciosos con la crecida.