Ya he perdido la cuenta de veces que ha ido a hacer fotos a la iglesia de Niembro, y casi nunca te defrauda el sitio, casi siempre consigues volver con algo parecido y distinto. Mismo sitio, pero distintas luces.