San Vicente de la Barquera con la últimas luces, teñido de dorado. Al fondo una silueta recortada inconfundible. El Urriellu.