Sedando al atardecer en la ensenada de Oliencu, también conocida por los acantilados del infierno en Ribadesella. Un filtro neutro de seis pasos y un degradado inverso, ayudaron a conseguir el resultado. Un atardecer con una luz espectacular, de las que no se encuentran siempre.