Cuando todo esto pase, volveremos a vivir, a vivir sin miedo, a vivir sin distancias y por supuesto a fotografiar lo que nos gusta. Y por supuesto, volveré a Bilbao.