Los rayos de luz filtrandose entre las frias y petreas paredes de Peñalba de Santiago.