Pocas ciudades amalgaman con esa facilidad lo decadente y lo moderno, como lo hace Oporto. Una ciudad maravillosa y acogedora, para callejear y fotografiar.