Mientras Argolibio se va adentrando en la noche, el macizo del Cornión se resiste a la noche y refleja los últimos rayos de luz del día