De Nikon a Fuji, de full frame a aps-c

Ahora que parece que todo el mundo tiene que «dar el salto» y el camino lógico parece ser el full frame, a mi me da por hacer lo contrario. Después de 10 años con full frame con Nikon, muy a gusto por cierto, me propongo desandar el camino, me paso a fuji con Aps-C. Durante estos últimos diez años, he usado una Nikon D700 y después una Nikon D800, con su 16-35 f:4 un 24-70 f:2.8 y un 70-200 VRII f:2.8 de Nikon, y sus duplicadores, flashes y demás complementos. Y siempre he estado realmente contento con el equipo y con los resultados. Antes de esto usé Canon durante mucho tiempo desde los tiempo del analógico.

El porqué del cambio

Fundamentalmente se resume en peso y volumen. En Marzo de 2.015, un amigo apareció un día de ruta, con una Fuji X-E2 y me pareció una cámara muy chula pero pensé, seguro que al apretar el disparador, saldrá el muñeco por el objetivo y luego resultó que no, que hacía fotos y además no eran malas. Ahí fué la primera vez que reparé en que Fuji existía desde que deje de usar carretes Velvia.

Cuando me fuí de vacaciones en 2015 me di cuenta que no era factible llevar una d800 con el 24-70 y el 16-35, porque volvía todos los días al hotel harto de cargar el equipo y cuando volví de vacaciones tenía más fotos hechas con el móvil que con la cámara.

Cuando hacía salidas a la montaña, llevar la d800 colgada al cuello era de locos, llevarla en la mochila, rompía el ritmo a la hora de caminar, quitar la mochila, sacar la cámara, hacer la foto, volver a guardar y seguir, hacia que fotos hiciera las justas.

En octubre de  2015 me hice con una Fuji X-T10 que rápidamente cambié por una X-T1 y la fui simultaneando con el equipo Nikon. Lo cierto es que al principio solo la quería para ir de vacaciones y salir a la montaña. Un equipo ligero y sin muchas pretensiones, del que la verdad, tampoco esperaba grandes cosas. Después de tanto tiempo con un equipo FF, tenía grabado a fuego que calidad de imagen tenía que ser full frame sí o sí.

El hecho cierto, es que poco a poco, la Fuji fue haciéndose un hueco mayor cada vez y cada vez usaba más este equipo que el Nikon. Cada vez me costaba sacar más la mochila con la Nikon, salvo que fuera para hacer fotos a pie de coche. Esto fue haciendo que cada vez estuviera más cómodo haciendo fotos con la Fuji que con la Nikon, al punto que de 2016 a 2018 tenía el triple de fotos con Fuji que con Nikon.

Los motivos

Una operación de menisco, las dos rodillas «tocadas», el acostumbramiento al uso de Fuji y sobre todo el hartazgo del peso y del volumen del a mochila,  me hicieron plantearme en serio el cambio.

De izquierda a derecha, Nikon D3000, Nikon D800 y Fuji X-T1, aunque la comparación de objetivos no es justa, la de los cuerpos ya da idea de las diferencias.
La portabilidad, el poco peso y el poco volumen de Fuji, además de su versatilidad, son sus puntos fuertes.

Para el tipo de fotografía que hago, paisaje fundamentalmente, seguía manteniendo ciertas reservas sobre la capacidad de Fuji para resolver todas las situaciones. El rango dinámico, el ruido en menor medida y la velocidad de enfoque eran los tres puntos en los que mantenía mis dudas. Estos tres puntos se fueron disipando con la salida de la X-T3. El enfoque de la XT1 en continuo era malo, sin más.

Full frame vs APS-C

Las diferencias en cuanto a uno y otro formato según el tipo de fotos que yo hago son los siguientes.

A favor del Full Frame

  • Mayor rango dinámico. El sensor de la D800 tiene más rango dinámico que el de la Fuji X-T3. No tanto como pudiera pensarse pero diferencia hay.
  • Menor ruido a isos altos. Está claro que un sensor mayor, resuelve mejor el ruido a isos altos que un sensor pequeño.
  • Archivos más «maleables». Los archivos bayer se llevan mejor con muchos reveladores a la hora de extraer detalle y manejarlos. Con Lightroom por ejemplo.
  • Mayor duración de las baterías.

A favor del APS-C

  • Peso, volumen y portabilidad, esto es algo que es indiscutible y quizá su mayor ventaja.
  • Precio. Sin ser Fuji una marca precisamente barata, es más barato que comprar equipo full frame.
  • Color, el color de fuji, me parece mucho más agradable que el de Nikon. Fuji lleva siendo un referente en el color desde los tiempo de la diapositiva Velvia.
  • Un equipo pequeño te convierte en turista, en vez de en fotógrafo. Durante un tiempo, estuvo bien ser el del pedazo de cámara, pero ahora me gusta pasar desapercibido.
  • Experiencia de uso. La experiencia de uso de Fuji, es difícil de igualar. Todos los botones, diales y ruedas están en su sitio. y eso que Nikon está muy bien diseñado pero me parece mejor la experiencia de uso de Fuji.
  • Visor electrónico, se me haría muy difícil volver a un visor óptico, ahora mismo.

¿Y por qué Fuji?

Quería un equipo que cumpliera varias premisas.

  • Tenía que ser ligero, era la razón fundamenta, equipo pesado ya tenía uno.
  • Tenía que ser mirrorless, me había hecho ya a este tipo de visores y no quiero volver a visores ópticos.
  • No quería gastar X.XXX €, no voy a poner números, ya sabemos lo que cuestan las cosas.
  • Tenía que darme la calidad de imagen y las prestaciones a las que ya estaba acostumbrado.

Con estas premisas, tenía tres opciones, Fuji, Olympus o Sony.

Olympus, las probé pero lo siento, no tengo feeling con ellas, no creo que sean mejores ni peores, pero ni me gusto la cámara en la mano, ni el formato 4:3, ni la respuesta al ruido. Seguro que se podrá hacer lo mismo que con cualquier otra, pero si la cámara no te gusta en la mano, pues ya está, la siguiente.

Sony, la marca de moda. Grandes cámaras sin duda. Las Aps me ocurrió como con Olympus no estaba a gusto con ella, no me gustan mucho los visores descentrados, prefiero los centrales. La Sony A7III, poco que decir de ella, una cámara tremenda, pero había que ponerle objetivos. El 24-70 y el 16-35 eran iguales que los que tenía en Nikon pero con el logo de Sony. Grandes y pesados y caros. Por este motivo, descarté Sony.

Así que por descarte y además por prestaciones fué Fuji, también es verdad que es una marca que ya conocía. Y eso pesaba a su favor.

Nikon y Canon, no habían sacado cámara mirrorless, cuando yo cambié. De todas maneras viendo las cámaras ahora, no hubiera variado el resultado. De hecho, pienso que las ventajas del sistema mirrorless, en formato de 35 mm se van diluyendo muy rápido. Por muy contenidos que sean los cuerpos, la física es terca y dice que, para hacer pasar mucha luz por un agujero, este tiene que ser grande. Así que cuando quieres un objetivo FF luminoso y de calidad, este vuelve a ser grande y pesado, sí o sí.

Dudas razonables.

Una vez centrado en Fuji, la candidata era la XT3. Tenía mis dudas en cuanto a rango dinámico, ruido y a la nitidez de los archivos. Hasta entonces, usaba Lightroom con los archivos de Fuji y los resultados nunca eran del todo agradables. Colores que en determinados momentos se disparaban de saturación y archivos que les faltaba nitidez. El conocido efecto acuarela, en las texturas y el empastamiento de los detalles finos seguían sin hacer que estuviera a gusto del todo. El rango dinámico me generaba dudas, de si sería capaz de resolver las situaciones de alto rango dinámico al atardecer y amanecer.

Todas estas situaciones se fueron disipando con dos combinaciones, Fuji X-T3 más Capture One. Capture One, ya lo conocía de los tiempos en que Nikon, nos dejó huérfanos de Capture NX2, (no te lo perdonaremos nunca Nikon). Intenté hacerme a él, pero la curva de aprendizaje me pareció compleja y abandoné en favor de Lightroom. Al retomarlo con fuji, fueron encajando todas las piezas, el color, la definición, nitidez, recuperación de luces y sombras, perfiles, todo cuadró a la perfección. La lecturas de los archivos me parece mucho mejor que en Adobe.

En cuanto al rango dinámico, el formato completo, hablo de la D800, tenía más de rango dinámico, no tanto como se acostumbra a oír por ahí dar por hecho, (casi siempre hablando de oído), pero lo hay. Si bien fuji tiene a su favor, una capacidad enorme de levantar sombras con detalle y generando muy poco ruido y el que genera es ruido de luminosidad, que es mucho más fácil de controlar que el ruido de color.

El ruido a Isos altos, pues supongo que cada cual tendrá un umbral de tolerancia al ruido y le parecerán aceptables los resultados hasta un iso u otro. A mi no me gusta el ruido en ningún ISO, pero pienso que hasta iso 3200 son «usables», de todas maneras, ni usaba antes isos altos ni creo que lo haga ahora. Eso sí, si hiciera muchas nocturnas no me compararía una APS jamás, eso está claro, el full frame en foto nocturna resuelve mucho mejor las situaciones.

Los resultados, en el día a día.

Pienso que es muy difícil hacer comparaciones de dos cámaras comparando fotos, así sin más y llegar a alguna conclusión seria, con formatos diferentes, con resoluciones diferentes, usando objetivos diferentes y además leyendo los archivos con reveladores diferentes.

Por lo que a mi, la comparación que más efectiva me resulta, es ver si sigues consiguiendo los mismos resultados en el día a día en tus fotos, si sigues pudiendo resolver los handicaps que te vas encontrando cuando sales a hacer fotos. Al fin y al cabo, las cámaras para otra cosa que no sea hacer fotos no sirven. Bueno, las fuji quedan muy molonas en las fotos de IG. 🙂

Las fotos que pongo a continuación son de lugares a los que he ido a hacer fotos y unas las he hecho con Nikon FF y otras con Fuji APS. No pretendo hacer ningún tipo de comparación al uso, ya que ni están hechas siquiera el mismo día ni con el mismo encuadre ni con las misma condiciones, ni siquiera están procesadas igual. Pero si me sirven para ver que en las dos ocasiones podría haberlas resuelto con cualquiera de los dos equipos.

Y así es como he llegado a Fuji. ¿Y en un futuro? quien sabe, a lo mejor con Fuji, o a lo mejor me compro una Leica, o una GFX-50, que más da, mientras cace ratones…